HUMOR: SU SANTIDAD

HUMOR

Luego de acomodar su equipaje en la limusina, el chofer recibe un extraño pedido del Papa Francisco: por favor siéntate detrás, quiero conducir yo.
A regañadientes el chofer acepta.
Su Santidad en menos de 2 minutos pone la limusina a más de 200km/hora, el chofer aterrado le suplica que baje la velocidad hasta que se oye una sirena.
El carabinieri se acerca al coche y su Santidad baja la ventanilla, al verlo el carabinieri llama inmediatamente a su Jefe y le dice: Oiga tengo aquí a alguien que volaba como una bala…
El Jefe le dice: múltelo sin contemplaciones.
– No puedo, responde compungido el carabinieri
– ¿Quién es el conductor? ¿El alcalde?
– No señor mucho más…
– ¿El primer ministro?
– No señor mucho más
– Por Dios, quién viaja en ese coche…
– Usted lo ha dicho señor, creo que viaja Dios porque lo está conduciendo el Papa!!!