ENTREVISTA: “AHORA ME TOCA A MÍ”

ENTREVISTA

Como el cambio de las estaciones se dan los cambios generacionales en
las empresas, esa transición en BRIFER SERVICES SL representantes de
Messe Berlín para España,
Andorra y Gibraltar lleva ya un tiempo, por ello hoy conversamos con
Silvia de Juanes quién asumió la responsabilidad tras el retiro de Brita
Seligmann tras 25 años en el cargo.
P – Digamos Silvia, directa e indirectamente has estado ligada a BRIFER
SERVICES SL y a Alemania, donde has vivido. ¿Nos lo puedes contar?

R – Como bien sabes mis padres fundaron BRIFER SERVICES S.L cuando yo
todavía era una niña y aunque quise seguir mi camino siempre he estado
vinculada a la empresa y a su trayectoria. Me fui a vivir a Alemania
para hacer el doctorado dónde además  perfeccioné mis conocimientos de
alemán y sobre todo viví una vida multirracial que en Madrid no había
tenido oportunidad de tener. Fue una época muy enriquecedora y
divertida.

P – Tú llegada al mundo ferial resultó paralela a una situación que directamente marcó un momento de transición en la economía de la UE y particularmente en nuestro país: la Crisis. ¿Ello motivó un cambio de criterio en los expositores españoles hacia vuestras ferias?
R – Fue una época llena de retos, pero a la vez tenemos la suerte de que la actividad ferial de las empresas se ve directamente relacionada con el aumento de exportación de las mismas. Es decir, en tiempos de crisis la supervivencia de la empresa ha sido solo posible aumentando su capacidad exportadora. Sin duda la presencia ha sido más estudiada, es decir, sin contratar un metro cuadrado de más y teniendo que explicar más y mejor su producto.
 
P – Otro aspecto a enmarcar como un cambio generalizado se produce con la irrupción de las nuevas tecnologías en la comunicación. Aparentemente cada vez resulta más sencillo comunicar información, algo muy distinto a comunicarse comercialmente, porque las nuevas tecnologías lentamente han cambiado el lenguaje oral por el escrito. ¿Hemos ganado o perdido diálogo?

R –  Los cambios en la forma de comunicarse son radicales, creamos muchos más contenidos a lo largo del día pero perduran menos en el tiempo. En nuestro caso, es fundamental, el balance de la comunicación escrita y los encuentros, llamadas, visitas, etc., al fin y al cabo para que se pueda tomar una decisión económica hay que estar seguro de que es una inversión inteligente y que encaja en la estrategia de marketing y por lo tanto hay que meditarla y sopesarla. Además no solo se trata de que una empresa decida acudir a una feria en Berlín, sino que se trata de ayudar con las dudas que puedan surgir, desde las más simples hasta casos más complicados

El mundo en el que vivimos hoy ha cambiado, ahora mismo he vuelto de un congreso de tecnología en el sector turístico en Barcelona y me he quedado con un concepto muy interesante: tú y yo, y todos los mayores de 18 años somos inmigrantes de un mundo sin fronteras físicas, sin colores y sin banderas, se trata del mundo digital en el los únicos nativos son las generaciones que vienen, esas que han nacido con acceso a internet en todas partes, con acceso a las redes sociales son ellos los que nos enseñaran a sacarle todo el potencial a esta nueva manera de comunicación.

P – En la relación con los clientes a través de BRIFER SERVICES SL Messe Berlín, ha implantado  esos cambios tecnológicos ¿Puedes señalarnos los más significativos?

R – No sé si recuerdas que antes todo se comunicaba por carta y hacíamos e-mailings todos los meses para promocionar las distintas ferias de nuestro calendario. Aunque no ha desaparecido del todo sí que ha disminuido radicalmente. Desaparecen los catálogos escritos para dar paso a los catálogos en aplicación móvil, las contrataciones de los servicios se hacen en línea a través del perfil del expositor, los contactos con empresas y otros visitantes se pueden hacer a través de nuestras herramientas de networking para poder sacarle un mayor rendimiento a la visita de la feria etc. Lo que no ha cambiado es la importancia del apretón de manos.

 P –Por muchas razones  siempre hay ferias más o menos conflictivas en el plano laboral, podríamos citar muchos ejemplos (escasez de espacios, almacenes, seguridad, montajes, etc.) ¿Dinos una de cada y el por qué?

R –  La escasez de espacio no sé si es un problema o una bendiciónpero desde luego tenemos varias ferias donde este es el caso. Por ejemplo IFA: Feria de Electrónica de Consumo y línea blanca, es siempre en septiembre y sirve para que se prepare la campaña navideña a nivel mundial. Si tienes un wearable, un frigorífico clase A+ o hasta la funda del móvil  probablemente estos productos fueron presentados en presentados en IFA. Otro caso parecido es el de InnoTrans, feria del sector ferroviario que se celebra cada dos años en la que se complica mucho la presencia de nuevas empresas ya que hay poco espacio disponible y el recinto no tiene más capacidad.

En Berlín otro reto que a veces nos juega malas pasadas es el tiempo, tenemos la feria hortofrutícola más importante del mundo, Fruit Logística, y se celebra la primera semana de febrero, te puedes imaginar el dolor de cabeza que nos produce una fuerte nevada la semana de antes con problemas de tráfico para que llegue el material para el montaje, los productos a exponer e incluso los profesionales.

P – ¿Recomendaciones a potenciales expositores españoles a las ferias de Berlín?

R –No vale sólo con decidir que queremos ir a la feria, la buena preparación es fundamental. El expositor debe plantearse objetivos claros y alcanzables para poder desarrollar una estrategia y un camino que le ayude a conseguirlo. El seguimiento post feria de los contactos es fundamental, no sirve de nada volver con muchas tarjetas de visita si luego acaban en el cajón. La inversión en una feria a veces no trae consecuencias directas, es una carrera de fondo, hay que crear marca y confianza. La confianza solo se consigue haciendo un buen trabajo y mirando a nuestro interlocutor a los ojos por eso sigue siendo tan importante la comunicación cara a cara.

 P -Hablemos  ahora de tu perfil, ¿Estudios? ¿Afectan los continuos viajes de trabajo a tu vida familiar? ¿Haces deporte? ¿La última película? ¿Lees? ¿Un hobby? ¿Una ciudad?

R – Cuando llegué a la universidad me fascinaba el funcionamiento del cuerpo, estructuras y mucho más allá hasta el funcionamiento celular. ¿Qué lenguaje utiliza nuestro cuerpo para llegar a funcionar como un reloj suizo sin que nadie se lo enseñe? Así que estudie Biología Molecular e hice el doctorado en el Centro Oncológico Alemán en Heidelberg, Alemania. Sin duda  me sigue pareciendo fascinante pero he decidido que lo estudien otros y yo me informo de los resultados. Durante los 4 años de doctorado fui a muchos congresos y lo que más me gustaba era explicar mi proyecto, conseguir colaboraciones con otros laboratorios para avanzar juntos, incluso llegue a ganar varios premios pero cada vez tenía más claro que en mi vida necesitaba más comunicación y menos estar entre probetas, así que cuando termine la tesis decidí dar un cambio a mi vida y tras una formación y un largo periodo de aprendizaje mis padres me recibieron con los brazos abiertos.

Viajo bastante así que es mi marido el que siempre duerme en casa, los viajes me ayudan a recargarme de energía y así disfrutamos todos aún más de los momentos en familia ya que no se da por hecho que siempre sea así. Para mi es fundamentalviajar, me inspira, me recarga, me abre los ojos, el cambio de perspectiva es fundamental para poder avanzar.

Me gustan tantas cosas que siempre lo que me falta es tiempo, me encanta esquiar y montar en bici, dos actividades que se pueden hacer perfectamente en familia, así disfruto el doble. Me gusta ir al cine y leer, aunque esto último desde que soy madre es un poco más complicado, no me preocupa, sé que en algún momento volverá.

Cuidad, sin duda Heidelberg, ¡fueron unos años maravillosos!

 P – ¿Deseas añadir algo más?

Le doy las gracias a mi madre por haberme enseñado tanto, es una maestra de las relaciones personales y ha dejado el pabellón muy alto. En estos cuatro años que hemos compartido en la oficina he demostrado que aunque seamos distintas lo haré igual de bien. Ahora me toca a mí.