Desde 1982, fecha de mí llegada a España con un billete cerrado por 45 días hasta hoy casi 33 años después, esas dos preguntas han sido y son una constante.

¿Usted porqué vino a España?
- Yo estoy aquí gracias a dos premios Nobel.
- ¿Cómo que gracias a dos premios Nobel?
- Sí, uno es Henry Kissinger (premio Nobel de la Paz) que por entonces llevaba la política exterior del presidente Richard Nixon (USA). Él fue el encargado de planificar y apoyar la llegada de las sanguinarias dictaduras de Videla, Pinochet, y compañía en sur América.
- ¿Y el otro?
- El economista y creador de la escuela de Chicago Milton Friedman, que puso en práctica sus teorías económicas del “libre mercado” reguladas por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, que con su “ayuda” terminaron destrozando y despiezando la economía, la industria y privatizando todo lo estatal. Haciendo desaparecer la intelectualidad, la clase media y llevando a la precariedad, el analfabetismo y a vivir por debajo de los índices de pobreza a millones de personas de aquellos países.
¿Cómo puede ser que Argentina, un país tan rico, haya quedado así?
Es muy simple, han aplicado una técnica muy sutil. No solo Argentina sufrió y sufre las consecuencias del “colonialismo económico”, pueden ustedes añadir
otros países que SUFRIERON y SUFREN las bondades del que yo defino como: “COLONIALISMO ECONÓMICO” mientras que la “prensa” lo define como: neoliberalismo, globalización, etc. Cuya aplicación tiene como resultado “ la panacea” basada en la destrucción previa de todas las empresas estatales o privadas para que luego los fondos de inversión, las multinacionales, la banca, Etc. comprarlas a precio de saldo, basados en la libre circulación de capitales preconizados y recetados por el FMI (y su tutor el gobierno de turno en USA), el Banco Mundial cuyos préstamos destinados a rescatar economías con problemas artificiales (“El estado deficitario e ineficaz hay que privatizar liberando al mercado”) terminan poniendo de rodilla a los países receptores a los que acuden rápidamente los economistas de la escuela de Chicago a brindar sus “recetas económicas”.

Nosotros aquí en España tenemos también defensores a ultranza de las privatizaciones, algunos pinitos ya han hecho:
Telefónica; Transmediterránea; Iberia; hospitales transformados en Fundaciones; Correos; Recogida de basuras; los 2,6km del Metro de Madrid que une las estaciones de Barajas (pueblo) con la T4 (curiosamente ambas terminadas y en funcionamiento) por construir SOLO el túnel de 2,6km se llevaron una concesión por 20 años! ; la Seguridad Privada en aeropuertos y organismos públicos; el mantenimiento de infinitos servicios como: las escaleras mecánicas del metro; la recogida de basuras; los parques; y un largo etcétera.

Hay dos libros que responden documentadamente a esas respuestas, uno escrito hace unos cuantos años ya:
“Las venas abiertas de América Latina” de Eduardo Galeano y el otro más reciente:
“LA DOCTRINA DEL SHOCK, EL AUGE DEL CAPITALISMO DEL DESASTRE” de la canadiense Naomi Klein. Los dos son esclarecedores de una realidad que nunca aparece en los medios de comunicación masiva.

El Editor