______________________________

 

Las EXCLUSIVAS:

Cómo descargar un camión a mano en el siglo XXI


Las exclusivas (tipo SINDICATOS USA) en el uso del TORO en carga y descarga de trailers, camiones, etc. aplicadas durante el montaje y desmontaje del CPhI siguen siendo conflictivas.   
UBM EMEA (UK) organizador del CPhI cuenta con Schenker Logistics, S.A.U. como empresa encargada de la lógistica en sus ferias realizadas en Barcelona y Madrid. Schenker Logistics a su vez tiene la EXCLUSIVA del uso de los TOROS en descarga y carga de los trailers y camiones de las empresas dedicadas al diseño y construcción de stand que llevan el género a la feria.

Si dichas empresas no contratan la EXCLUSIVA de los TOROS de Schenker Logistics a razón de: 700€ Trailer en día laboral y 1400€ en día festivo.   360€ Camión de 6 o 7 metros en laboral y 750€ en festivo + 50 euros de gestión por camión y 100 si es día festivo + Decarga Multidrop (si con un camión se descarga en dos pabellones paga otros 100 euros adicionales).

 

_______________________________________________________________________________________________________________________________________

       

 

El pabellón de Astilleros y Flota Naval del Estado (AFNE), estaba ubicado en el área de aire libre en la antigua sede de la Sociedad Rural Argentina (Palermo, Buenos Aires).

Trabajar con obra húmeda al aire libre en cualquier parte del mundo tiene  riesgos meteorológicos, en este caso, todo comenzó mal y no fue por lluvia: el terreno se recibió 3 días después de la fecha de iniciación del montaje debido a una imprevisible huelga en ferrocarriles que impidió la retirada de los vagones que estaban expuestos sobre el mismo espacio que debíamos ocupar.

Ergo: se perdieron 3 días de montaje, con todos los cronogramas y la logística trastocados.

La obra en sí era bastante compleja,entre otras cuestiones porque tuvimos que trasladar por carretera en horarios especiales  una hélice de 12m de diámetro y 30tn de peso desde Ensenada a 80km de Bs As. Al llegar al recinto, Zas, ¡la hélice no entraba por ninguno de los ingresos! Hubo que trasladarla hasta Av Sarmiento y desde allí con la grúa sorteando: árboles, tendido eléctrico, acera y rejas depositarla en el mismo camión y moverla hasta el pabellón y  nuevamente izara e instalarla en el centro de una fuente (construida expresamente para ello) con capacidad de 35 mil litros de agua. Unos aspersores hacían coincidir chorros en las palas mientras otros se juntaban en lo alto sobre el centro de la hélice. La iluminación de la hélice era submarina.

El resto del pabellón era envolventey simulaba exteriormente un gigantesco puente de mando vidriado, solucionado con estructura de forja, cristales térmicos y unos 10 equipos de aire acondicionado instalados en la trasera alta (6m). Interiormente se presentaban maquetas y detalles técnicos y gráficos del astillero. Todo montado sobre una estructura metálica a la cual se accedía mediante dos amplias escaleras de obra húmeda.

Lógicamente teníamos que realizar una prueba de funcionamiento de la fuente, del equipo de bombas, sus aspersores, y la parte de iluminación sumergida.

El nuevo imprevisto surgióal ir a solicitarle al gerente del recinto de la Sociedad Rural si nos podía facilitar las mangueras y  utilizarlas  directamente desde la boca de incendio más próxima en el llenado de agua de la fuente. (Las mangueras deberían estar ubicadas al lado de las bocas de incendio pero solo estaban sus cajas contenedoras vacías) Su respuesta nos dejó boquiabiertos e incrédulos:“No tenemos mangueras, se las han robado y no las han repuesto!!!”

¿Y ahora qué carajo hacemos? Nos preguntábamos.

Hasta que, tras muchas gestiones privadas y oficiales la solución se consiguió a través de los bomberos, si los bomberos y su camión cisterna con desagüe a presión. Aquello significó realizar unos cuantos viajes mientras tanto estábamos directamente conectados con la radio de bomberos y nuestros equipos de comunicación (de entonces) esto se hizo cada vez que el camión venía al recinto e iba llenando la fuente, por si se producía algún incendio y debía acudir a su servicio natural.

Felizmente no hubo incendio.

Pero hubo una filtración lateral en la fuente y en la regulación de los aspersores de riego a los que hubo que modificar su intensidad de caudal y fijarlos nuevamente.

Todos  los imprevistos solucionados con mucha imaginación y riesgos sobre la marcha.