__________________________________________________________

Los “imprevistos en serie”
surgen en el momento menos oportuno

Sin dramatizar, durante el montaje de cualquier feria, congreso, evento, etc. sea este bajo pabellón o al aire libre infaliblemente surgen imprevistos totalmente ajenos a toda planificación, profesionalidad, sistemas de control, seguimiento, etc. generando momentos de tensión, angustia, desazón en todos y cada uno de los integrantes de una plantilla de montaje.

A lo largo de más de 50 años en el tema quién esto escribe ha vivido “imprevistos de toda índole” que seguramente serán menores, iguales o mayores a los experimentados por esa enorme legión de empresas de Diseño y Montaje que, contra viento y marea, con: calor, frio, lluvia o nieve algunas veces, encuentran soluciones imaginativas, otras  a medias y las menos no, a esos inimaginables y nunca programados “imprevistos en serie”.

_______________________________________________________________________________________________________________________________________

                    

 

Hasta el 4 de febrero de2018 se puede visitar en el Espacio Fundación Telefónica de Madrid esta interesante exposición.

Desde sus primeras obras hace más de medio siglo, la arquitectura de Norman Foster ha utilizado el conocimiento técnico para prefigurar el futuro y para superar barreras físicas o sociales. Inspirándose tanto en las construcciones históricas  como en los avances científicos, sus proyectos concilian tradición y modernidad, inteligencia urbana y capacidad transformadora, excelencia estética e innovación tecnológica.

Coincidiendo con la presentación pública de su Fundación en Madrid, esta exposición documenta doce proyectos recientes que se hacen dialogar con otras tantas propuestas varias décadas anteriores, para subrayar la continuidad de sus inquietudes y al tiempo poner de manifiesto la variedad de sus intereses.
De las intervenciones en edificios patrimoniales a los proyectos de habitáculos en la Luna, la obra de Foster recupera la memoria del pasado y anticipa las necesidades del futuro sin dejar de estar sólidamente arraigada en las demandas y exigencias del presente.

Sean los nuevos espacios del trabajo o la cultura, la atención a los pacientes de cáncer o a las poblaciones carentes de infraestructura, los desarrollos urbanos sostenibles o las rutas elevadas para ciclistas, las propuestas de Foster estimulan el empeño por hacer nuestras ciudades más habitables, y todo ello bajo el símbolo de la sensibilidad social, de la apertura al cambio y de la innovación.

Texto de Luis Fernández Galiano, Comisario de la Exposición.