__________________________________________________________

 15 edición de Bioterra en FICOBA

En colaboración con Gabriele Buehring-Uhle Jefa de sección, m+a

La Feria de Euskadi (Irún) de los productos ecológicos, la bioconstrucción, las energías renovables y el consumo responsable, contó con 170 expositores  y más de 12 mil visitantes, un 11% procedentes del País Vasco Francés, que se suman a un público eminentemente guipuzcoano, que proviene de las comarcas del Bidasoa, Donostialdea y Oarsoaldea.

 

 

_______________________________________________________________________________________________________________________________________

                    

 

Praga .NYT.  El alcalde de un distrito de Praga que se encuentra separado de las torres de cuento de hadas de la Ciudad Vieja por el río Moldava, quiere enterrar entre 50 y 100 cadáveres. No está seguro de cuántos son. Algunos son solo partes. Ya tiene una tumba escogida: unas instalaciones poco utilizadas en uno de los cementerios más grandes de la ciudad. Hacerlo es su deber según la ley checa, dijo el alcalde, Jan Cizinsky, que gobierna el distrito conocido como Praga 7. Es así a pesar de que los cadáveres son parte de “Body: The Exhibition”, uno más de los eventos itinerantes realizados con cadáveres sometidos al proceso de plastinación. Estas exposiciones han vencido la mayoría de los intentos en todo el mundo por cerrarlas. Sin embargo, esta iniciativa es inusual porque se vale de un vago decreto que regula los funerales.

 

 

“No podíamos creerlo”, dijo Kveta Havelkova, la gerente de mercadotecnia del Grupo JVS, una compañía local que organiza conciertos y espectáculos, incluyendo la exposición de los cuerpos. “Creímos que era una locura”.

Las exposiciones de cadáveres empezaron a mediados de los noventa, gracias a un proceso llamado “plastinación”, desarrollado por Gunther von Hagens, un anatomista alemán que prometía mostrar vistas del interior del cuerpo humano enormemente detalladas y con códigos de color. Desde el principio han generado una gran controversia.

Gran parte del escándalo tiene que ver con que los cadáveres —la mayoría de los cuales fueron elaborados por una universidad de Dalian, China— son de disidentes y prisioneros políticos ejecutados, hecho que la universidad niega. Los intentos por suspender la exposición han tenido éxito en unos cuantos lugares.

En 2010, el Consejo Superior de la Magistratura de Franciadeclaró ilegal la exposición comercial de restos humanos, con lo que se logró cancelar todas las exposiciones de este tipo. Dos años después, en Israel se emitió una norma similar. Hawái las prohibió, al igual que los consejos ciudadanos de Seattle y otros lugares.

En 2008, Nueva Yorkforzó a un expositor a colocar un letrero al frente de su exposición en el que admitía no poder comprobar de dónde provenían los cuerpos, y exigió que todas las exposiciones futuras llegaran con la documentación completa de los cadáveres.

Por lo general, las protestas se van desvaneciendo o se desarrollan con tal lentitud que no se logra cancelar una exposición temporal antes de su cierre programado.

Cizinsky, el alcalde de Praga 7, dijo que su cruzada ha sido azuzada por las quejas de los ciudadanos, incluyendo a un hombre llamado Jiri Benda, representante médico de una farmacéutica.

“No debería hacerse esto con cadáveres”, dijo Benda, basándose en la fe cristiana que exige respeto para las personas, “desde los bebés nonatos hasta los cuerpos de los muertos”.

La última vez que una exposición de este tipo llegó a Praga, hace unos cuantos años, Benda se enfureció al ver cómo fallaron las protestas para clausurarla. Esta vez estaba decidido a hacer más.

Así que investigó las leyes del país sobre los funerales. La ley establece que todos los cadáveres que aparezcan en una ciudad —ya sea flotando en un río o abandonados en las calles— se deben enterrar lo más pronto posible, dijo Benda, y que no pueden mostrarse sin el permiso previo por escrito de los fallecidos.

A Benda no lo convencióel argumento del organizador de que los cadáveres estaban tan modificados por el proceso de plastinación —que remplaza los fluidos corporales con silicón endurecido—, que se habían convertido en “reliquias de exposición”, el término usado en los documentos aduanales que permitieron su entrada a la Unión Europea.

Poco después de que se inauguró la muestra, a finales de febrero, Benda le escribió al ayuntamiento de Praga 1, el distrito central, y quedó perplejo ante la falta de una respuesta. Se puso en contacto con la policía y encontró comprensión, pero ninguna acción.

Por último, alguien le dio la pista de que, en Praga, cada distrito tiene su propio alcalde y que la jurisdicción del lugar donde está la exposición es Praga 7.

Entonces apareció el alcalde Cizinky, quien ya estaba predispuesto en contra de la exposición, que considera de mal gusto. Y justo llegó la carta de Benda, “en la que preguntaba si la exposición estaba infringiendo la ley sobre funerales”, dijo el alcalde. “Esto me brindó un nuevo enfoque”.

Un funcionario del distrito le escribió al Departamento de Funerales del Ministerio de Desarrollo Regional para buscar orientación. La respuesta del 16 de mayo de Tomas Kotrly, jefe del departamento de funerales, sorprendió al alcalde.

Sí, escribió Kotrly,“no hay duda de que esos son restos humanos embalsamados sin enterrar” que están bajo la protección de la ley, pero señaló que no había castigos especificados para quienes violaran la ley y que no era posible presentar cargos criminales.

Sin embargo, añadió, la ley estipula claramente que cualquier cadáver que no pueda ser identificado debe enterrarse “sin retrasos innecesarios” y que es deber del alcalde hacer que esto se cumpla.

“No sabía nada al respecto”, dijo el alcalde. “Tenía dos opciones: no hacer nada o proceder al pie de la letra”.

Decidió proceder. Primero le escribió a la Embajada de China. Esta respondió que su gobierno no estaba relacionado con las exposiciones.

Así que Cizinsky le pidió a la policía que lo ayudara a reclamar los cuerpos. Dijo que la policía fue comprensiva y lo sopesó durante un par de semanas, pero finalmente se negó a hacerse cargo del trabajo, aduciendo que su lectura de la ley difería.

Cizinsky dijo que le pedirá a la justicia que ordene a la policía colaborar con él. Dijo que necesita esa ayuda para actuar antes del cierre de la exposición. Incluso si finalmente no puede reclamar los cuerpos, eso no concluirá el asunto.

“Iré a las cortes y trataré de obtener una norma, por lo menos, para que esto no suceda de nuevo”, dijo.

Mientras tanto, el Grupo JVS, que realiza la exposición, ha contratado a sus propios abogados y está listo para combatir cualquier intento de tomar los cuerpos. Sin embargo, no han tratado de silenciar la controversia.

“Primero nos sorprendimos”, dijo Havelkova. “Ahora nos da mucho gusto. Realmente es una gran propaganda para nosotros”.

Más de 100.000 personas han visitado la exposición y 40.000 de ellos son estudiantes. Hace poco, Havelkova se abría paso entre una multitud de estudiantes, deteniéndose a señalar los aspectos educativos y de salud pública de la muestra.

“¿Ven a cuántos estudiantes se les enseña anatomía usando nuestra exposición?”, preguntó. “Además, piezas como aquella en la que se compara un pulmón enfermo con uno sano seguramente disuadirán a la gente de fumar”, dijo.

“Rentamos esta exposición legalmente”, dijo Havelkova. “Fue elaborada en una universidad de China con todo el papeleo necesario, pero no tenemos relación comercial con esa universidad”.

Por ahora, JVS espera resistir la controversia, dijo Havelkova, pero no ha sido fácil. “Es muy difícil leer artículos que declaran que solo somos un montón de seres desagradables sedientos de sangre”, dijo.

Cizinsky dijoque si de alguna manera logra ganar y se le permite enterrar los cuerpos, lo hará sin aspavientos y con dignidad. No planea revelar dónde descansarán los cuerpos. “No quiero que la gente vaya y se los robe”, dijo.

Hana de Goeij colaboró con este reportaje desde Praga. Tomado del NYT