July 14, 2024

La marca de los mil recuerdos

5 min read

Cómo el Museo de la ESMA en Buenos Aires está llevando su búsqueda de la verdad y la justicia a nivel mundial

El Museo ESMA
Gráfico del autor.

BUENOS AIRES – Un calor tan pesado que se puede saborear. Apretado en pasarelas de madera que crujen, con los pies luchando constantemente por el equilibrio, deambulas por habitaciones sin ventanas y serpenteas por pasillos sin luz, cada paso que das hacia delante hace que las paredes se acerquen más, y más, y más. Los latidos de su corazón se clavan en la parte inferior de sus costillas, una inquietante sensación de paranoia le impulsa a mantener una actitud vigilante. No tiene ni idea de dónde procede este miedo, pero puede sentirlo por todas partes, aferrándose incluso más que la ropa a sus hombros pegajosos. El malestar tiende a ser profundo en los lugares de horror humanitario. Incluso 40 años después, la ESMA no es una excepción, sus piedras aún albergan las cicatrices de los que fueron llevados por tortura durante la dictadura argentina de 1976-1983. Con los recuerdos de dolor, pánico y castigo grabados en las paredes, la candidatura de la ESMA a la UNESCO pretende garantizar que estos recuerdos nunca se olviden.

Durante el brutal régimen autoritario argentino, “la Escuela de Mecánica de la Armada”, o “ESMA”, fue una parte esencial del aparato represivo del gobierno, sirviendo como campo de tortura y detención a lo largo de los seis años de gobierno. Uno de los más de 700 campos de exterminio creados durante este periodo, el lugar sirve ahora como símbolo de las miles de vidas perdidas, así como de recordatorio constante para prestar atención a la historia. Un lugar conmovedor y poderoso para muchos argentinos, la candidatura de la ESMA al estatus de la UNESCO llevará la historia del país y sus duras lecciones a la conversación global.

“Es esencial que el mundo conozca lo que ocurrió en Argentina durante la última dictadura cívico-militar, que las políticas de Memoria, Verdad y Justicia resistan el paso del tiempo en Argentina independientemente de quién esté en el poder, y también que el mundo conozca y tome como ejemplo los avances que hemos logrado como sociedad en cuanto a estos objetivos”, afirma Pablo Rodríguez, guía turístico e investigador del Museo de la ESMA.

El museo ha buscado convertirse en miembro de la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO desde su creación: tras la inauguración del museo en 2015, el Estado argentino inició conversaciones con la UNESCO, y en 2017 solicitó al Comité del Patrimonio Mundial que incluyera a la ESMA en su “Lista Tentativa”, con la posibilidad de revisar su estatus.

Gracias a la incansable labor de activistas y defensores de los derechos humanos, la ESMA obtuvo el apoyo de los 21 países miembros del Comité en enero de este año: su candidatura a Patrimonio Mundial se debatirá en septiembre.

Los investigadores están actualmente en proceso de crear una propuesta oficial para la audiencia, en la que se tratarán temas como la relevancia histórica de la ESMA y las formas en que intentaría utilizar los beneficios que conlleva estar en la Lista del Patrimonio Mundial. Si se acepta la candidatura de la ESMA, el estatus de la UNESCO otorgaría al museo un mayor reconocimiento y financiación, así como protección durante la guerra.

“El apoyo y la participación de la comunidad y de las organizaciones de derechos humanos desde la inauguración del Museo y Sitio de la Memoria de la ESMA han sido fundamentales para la presentación de nuestra candidatura ante la UNESCO, y representan el éxito de más de 40 años de lucha por la memoria, la verdad y la justicia”, afirmó Antonella di Bruno, Directora de Relaciones Institucionales de la ESMA.

Desde que se convirtió en museo oficial en 2015, la ESMA se ha erigido como prueba viviente del terrorismo de Estado y ha tratado de garantizar la educación continua sobre las atrocidades de la dictadura. Con la evaluación a la vuelta de la esquina, muchos tienen grandes esperanzas en las formas en que este estatus podría influir en la discusión global sobre la justicia.

“El Museo y Sitio de la Memoria de la ESMA es un lugar de innegable relevancia para la historia argentina y regional, así como una contribución al patrimonio cultural mundial”, afirmaron los responsables de la ESMA en su solicitud formal de candidatura. “Es un lugar que denuncia el terrorismo de Estado y transmite memoria. Es un testimonio único y destacado de los crímenes de lesa humanidad, así como un símbolo del valor que tiene el consenso social como medio para la justicia.”

Como parte de su propuesta a la UNESCO, la ESMA también destacó la relacionabilidad de su mensaje para una audiencia global, citando muchos de los otros regímenes autoritarios que han marcado países a lo largo de la historia. Los defensores del estatuto creen que la historia que se esconde tras los muros sagrados de la ESMA trasciende las fronteras de los países y sirve para unirse contra la tiranía.

“El museo es muy visitado por personas de países como España y Brasil, que reconocen la historia y el peaje que tienen estas historias difíciles”, dijo Rodríguez. “A la gente le resulta útil para enfrentarse al discurso de odio o negación que aún existe y que está empezando a ganar fuerza de nuevo”.

Silueteado contra el cielo de Buenos Aires, el Museo de la ESMA recorta una figura imponente a través de la historia argentina, un recordatorio continuo de la importancia de informar al futuro con las lecciones del pasado. Aunque su llama apenas llene una taza de té, la ESMA nunca dejará de llevar la antorcha de los que se han enfrentado a la injusticia, y de hablar en favor de los hablados.

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.