CARTA ABIERTA

NOTICIAS

Desde distintas empresas de la Industria de Servicios Feriales hemos recibido ideas, consultas, propuestas, etc. nos han hecho llegar la necesidad de plasmar en un artículo o una Carta Abierta dirigida a quién corresponda, un resumen de iniciativas conjuntas en las que deberán participar: el gobierno y sus administraciones, las instituciones financieras, las instituciones feriales; la Industria de Servicios Feriales y los trabajadores, para que todas en su conjunto debatan  y propongan un REPLANTEO DE SITUACIÓN que les permita coordinadamente afrontar los próximos meses cruciales de la actual emergencia nacional.

 Los siguientes son los puntos propuestos:

Tener en cuenta y en primer lugar que lo más importante es la salud y que la situación es de emergencia obligando a todos a respetar y cumplir las medidas dictadas por el gobierno de la nación.

Tomar conciencia que todas las partes participantes en el negocio ferial están obligadas a mantener teórica y prácticamente una “economía de guerra” como mínimo en los próximos 4/ 6 meses dentro de un escenario incierto y aún sin certeza. Este razonamiento significa estar preparados para la inactividad mínima de 4 meses y el retorno en setiembre a la actividad bajo mínimos

Estar plenamente convencidos de que la solución tiene que concretarse tras el diálogo y la colaboración entre todos los implicados: gobierno y sus administraciones, instituciones financieras, instituciones feriales, empresas del sector y trabajadores.

Plantearse como meta que en el cuarto trimestre la facturación tiene que aumentar considerablemente y manteniendo costes porque todos los sectores directa o indirectamente estarán afectados por la crisis.

Inculcar confianza en los trabajadores ya que se eliminaran muchos puestos de trabajo. Por un lado primando los ERTES sobre los ERES y por otro con el compromiso de contratación en cuanto vuelva la normalidad.

Para que lo dicho más arriba se cumpla habría que potenciar con urgencia varios acuerdos:

Por parte del gobierno agilizar los posibles ERTES de manera que los costes laborales queden repartidos entre empresa (S.S.) trabajador (25% del sueldo) y administración (75% del sueldo).

Desde el punto de vista financiero creando unas líneas de crédito a medio plazo para PYMES y autónomos con unos meses de carencia que permitan su amortización con el mercado normalizado.

Desde las instituciones feriales por un lado facilitar los tiempos y horarios de trabajo de montaje y desmontaje sin sobrecoste y coordinando las fechas entre los distintos certámenes ya que habrá muchas coincidencias (nacionales e internacionales) porqué las postergaciones solucionan a las instituciones feriales un problema económico, pero crean a su vez una saturación de fechas/trabajo muy difícil de atender por la industria de servicios feriales, sobre todo, en el cuarto trimestre por la escasez de mano de obra especializada.  

Desde las empresas poniendo a disposición de los trabajadores todos los medios necesarios para optimizar el rendimiento (y primarlo económicamente).

Los trabajadores tomando conciencia de que no se trata de horas  sino de rendimiento. Posibilitando un mayor horario de trabajo diario (que supere las normas establecidas sobre los máximos y mínimos)