Opinión: Ambiente en Frankfurt, (7 al 11 de febrero)

NOTICIAS OPINIÓN

Ha sido la primera feria de referencia internacional en notar los efectos del coronavirus en los desplazamientos. Y también el temporal Sabine se hizo notar claramente. Aunque la actividad comercial en los pabellones se vio menos afectada de lo esperado. Allí estuvieron 4 635 expositores de 93 países que ocuparon 310 240 m2 brutos. Ambiente en general, registró mucha actividad en la realización de pedidos. No obstante, algunos expositores se mostraron decepcionados por la preocupación de los visitantes, que hizo que muy diversos formatos de distribución no acudieran a la cita.
En total viajaron a Ambiente alrededor de 108 000 compradores, procedentes de unos 160 países. El 62 % de ellos vinieron de fuera de Alemania. La disminución en el número de visitantes se puede achacar en gran parte a la influencia del coronavirus. Muchas grandes empresas de distribución, tanto alemanas como internacionales, habían prohibido viajar a sus empleados. El temporal Sabine, por su parte, provocó que a partir del domingo se paralizara en gran parte el tráfico aéreo y ferroviario en Alemania y en toda Europa.
«Para una feria no es fácil hacer frente a dos sucesos como estos», explicó Detlef Braun, gerente de Messe Frankfurt. «Pero nuestros expositores supieron entender la situación. Y los visitantes vinieron a Franckfurt con una actitud positiva y con ganas de realizar pedidos», añadió este experimentado organizador de ferias.
Convengamos entonces que Ambiente como prueba de referencia superó con creces el todas las expectativas y especulaciones creadas en torno al coronavirus.
Todo lo contrario sucedió en el Mobile World Congress cancelado abruptamente en Barcelona tras la retirada de más de 40 expositores. Las razones de la cancelación no han sido SANITARIAS porque la Sanidad Pública española es de primer nivel mundial y, en el país en ese momento, no había ningún caso de coronavirus directo. Habrá que esperar un poco para desentrañar las causas y estrategias comerciales que desencadenaron realmente su cancelación.